Enviar artículo

El don de la esperanza

Las sonrisas de los niños y sus miradas curiosas son geniales. Observan el mundo con los ojos bien abiertos y todo y todos les resultan agradables. Me encanta guiñar un ojo a los niños de Sudán del Sur.