Enviar artículo

Ana
No era necesario que abriera la boca, su rostro ya hablaba de sufrimiento, de resignación, de desesperanza.