Enviar artículo

Meditacion para el Domingo XXIX del Tiempo Ordinario (16 - Octubre - 2011)

Ante las afirmaciones que hoy se leen en los textos litúrgicos, como golpes de gong llega el eco de la profecía de Isaías: “Yo soy el Señor y no hay otro; fuera de mí no hay dios”. “De Oriente a Occidente no hay otro fuera de mí. Yo soy el Señor y no hay otro”.