Enviar artículo

Meditación para el XXIV Domingo del Tiempo Ordinario, “A”

Si los domingos anteriores la Palabra de Dios nos invitaba a la confianza, por el regalo de la misericordia divina, este domingo, nos llama a ser conscientes de las veces que cada uno de nosotros hemos sido perdonados, para suscitar en nuestras entrañas la compasión.