Enviar artículo

IV Viernes de Pascua
La confianza va unida a la fe, el abandono en manos de Dios sólo es posible cundo se cree en Él. A Pedro, “viendo la violencia del viento, le entró miedo y, como comenzara a hundirse, gritó: «¡Señor, sálvame!»