Enviar artículo

Domingo II de Pascua (1 - Mayo - 2011)

Gracias, Señor, por tu pedagogía y comprensión, por saber venir en la propia dolencia a curar las heridas de mi incredulidad.