Enviar artículo

Miércoles Santo (20 - Abril - 2011)

Jesús ha comprometido su palabra de sostener a quienes por Él se atrevan a confesar su nombre en medio de la dificultad: “No tengáis miedo”. La oración es fuente de confianza, mueve al abandono, anticipa la experiencia del abrazo divino, sin mengua de sufrimiento, pero con la ayuda del cielo.