Enviar artículo

Meditacion para el I Martes de Cuaresma

  La imagen de la tierra labrada, esponjosa, humedecida por la lluvia temprana, que recibe el grano esparcido, echado en sementera por la mano de sembrador, se convierte en llamada, en este tiempo en el que la Palabra llueve como el tempero sobre nuestro corazón.