Enviar artículo

Comentario Seglar al Evangelio del 23 de Enero de 2010

Si la luz de Cristo brilla sobre nosotros, nuestras vidas no pueden permanecer iguales: tenemos que cambiar el centro sobre el que giran nuestras alegrías y esperanzas, agobios y tristezas.