Enviar artículo

IV Miércoles de Adviento 22 de diciembre de 2010

Es momento de entonar el Magnificat por las obras que Dios ha realizado en nuestra naturaleza, en nuestra historia, en nuestro corazón.