Enviar artículo

Meditación para el II Domingo de Adviento, 5 diciembre 2010

Juan Bautista se presentó en el desierto de Judea, predicando: “Convertíos, porque está cerca el reino de los cielos” (Mt 3, 1)