Enviar artículo

Meditación para el domingo XXXIII del tiempo ordinario

Él ha prometido guardar y defender a los que confían. “Ni un cabello de vuestra cabeza perecerá; con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas”.