Enviar artículo

Caminando en botas de goma

Cuando una puerta se cierra, otra se abre; pero habitualmente nos quedamos mirando la puerta cerrada durante tanto tiempo y con tanto pesar que no vemos las que se abren.