Enviar artículo

Meditación para el XXXII Domingo del tiempo ordinario, “C”

  “Vale la pena morir en manos de los hombres, cuando se espera que Dios mismo nos resucitará”.