Enviar artículo

Meditacion para el Domingo XXXI del Tiempo Ordinario.

 Estoy seguro: si esta verdad es recibida en el corazón, más allá de la historia personal, se descubre el regalo inmerecido de la gracia y de la fe, experiencia que deseo sinceramente a todos.