Enviar artículo

Meditación para el domingo XXIX del tiempo ordinario

Pocas veces encontramos palabras que apelen a tanta autoridad como las que dirige San Pablo a Timoteo. “Ante Dios y ante Cristo Jesús, que ha de juzgar a vivos y muertos, te conjuro por su venida en majestad: proclama la palabra”.