Enviar artículo

Meditacion para el 25 Domingo del Tiempo Ordinario “C”

  La oración no es un descargo de la responsabilidad en las manos del Señor, sino un ejercicio de pureza de corazón, de honestidad, de bien hacer. Las manos alzadas deben estar limpias de ira, de discordia, de violencia, de egoísmo.