Enviar artículo

Comentario seglar al Evangelio del domingo 15 de agosto de 2010

Hoy os pido, que esta noche y las que vengan después de terminar vuestro día, cojáis de la mano a quién tenéis a vuestro lado y oréis de la misma manera que María, masticando cada palabra del Magnificat