Enviar artículo

Vive el verano

Cuando despiertes respira hondo, sonríe, y da a un aplauso a Dios. Se lo merece. Ríete un poco de todo lo que no funciona a tu alrededor. No merece la pena que te enfades, y además con los enfados no se arregla nada.