Enviar artículo

Comentario seglar al Evangelio del domingo 9 de mayo 2010, VI de Pascua

El Espíritu se puede comparar a la luz de una dinamo en la bicicleta. Cuando nos paramos, la luz deja de iluminar. Cuando nos ponemos otra vez en marcha, la luz vuelve a iluminar nuestro camino.