Enviar artículo

Meditación para Jueves Santo: VIGILAD Y ORAD

En la noche suprema, Jesús se abrazó a la voluntad de su Padre. Es la sabiduría cristiana por excelencia, que no se haga mi voluntad, sino la de Dios.