Enviar artículo

Lunes tercero de cuaresma

Una vez más se demuestra que Dios escoge lo débil del mundo para confundir a los fuertes.