Enviar artículo

Un sacerdocio misionero

Nunca me ha sentido sólo, pues va conmigo El que me envía y me siento acompañado.