Enviar artículo

Día tercero (20 de enero)
La Iglesia es indefinible, lo mismo que el Espíritu Santo que vive en ella.