Enviar artículo

El sacerdote ugandés que no quería perder sus manos

Tenía miedo de que no podría volver celebrar.