Enviar artículo

Día cuarto (21 de enero)
La liturgia no sólo se dirige al alma humana, sino a todo lo creado y santifica no sólo a las personas sino a toda la creación.