Enviar artículo

De parte de Pablo, felices fiestas
Llevaba el nombre de Jesús tatuado a fuego en su corazón y las cosas que decía de él son un vendaval que nos arrastra con su fuerza en Navidad.