Enviar artículo

El consumo se hace a costa de hipotecar el futuro como en el auge del ladrillo en la España actual.
El consumo y el crecimiento económico sin fin es el paradigma de la nueva religión, donde el aumento del consumo es una forma de vida necesaria para mantener la actividad económica y el empleo.