Enviar artículo

Para detener la guerra interior
Concentra tu atención en tu corazón y en tu mente. Ahora, cae en la cuenta de los sentimientos y pensamientos que aparecen.