Enviar artículo

La humanidad como tierra de encuentro y punto de partida

Pertini y Wojtyla (Sandro y Karol) fueron la prueba de todo ello.