Enviar artículo

¡Qué mundo... nuestro mundo!
A pesar de todo, Dios nos anuncia todos los años su venida en Navidad.