Enviar artículo

Evangelio del domingo 8 de noviembre, 32º del tiempo ordinario
Esa pobre viuda ha echado más que nadie.