Enviar artículo

MEDITACIÓN DOMINGO XXVI DEL TIEMPO ORDINARIO, “B”
Sorprende la generosidad de Dios, que derrama su Espíritu en una medida amplia, que supera nuestras fronteras justicieras, ideológicas, religiosas, nuestros nominalismos, a veces sectarios.