Enviar artículo

XXV Domingo del Tiempo Ordinario, “B”
Los cristianos tenemos este signo como triunfo y victoria que nos transmite el secreto del abandono en manos de Dios, con la seguridad de que todo está ordenado para el bien, y nosotros estamos destinados a la resurrección.