Enviar artículo

ES HORA DE DESPERTAR
Señor, hoy he escuchado tus golpes a mi puerta, fuertes pero delicados, inesperados pero inconfundibles