Enviar artículo

Meditación para el XXIV Domingo del Tiempo Ordinario, B (13 de Septiembre de 2009)
El que quiera venirse conmigo, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga