Enviar artículo

El humor de Dios, de los santos y de los otros

¿No decían los antiguos maestros de espíritu: un santo triste es un triste santo?