Enviar artículo

Reflexion sobre la Palabra del Domingo 30 de Agosto de 2009.
“Señor, ¿quién puede hospedarse en tu tienda y habitar en tu monte santo?”