Enviar artículo

Evangelio del domingo 16 de agosto, 20º del tiempo ordinario
Mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida