Enviar artículo

Para buenos no hay como los malos
Sólo quien ha entendido y experimentado el amor de Dios puede entender el tormento de su ausencia para siempre.