Enviar artículo

Evangelio del domingo 10 de mayo, quinto de Pascua
El que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante.