Enviar artículo

Damián de Molokai (1840 – 1889)
Tu vida fue una locura, una versión inacabada pero auténtica del evangelio o, si me permites, una llamada personalísima de Dios.