Enviar artículo

Carta de Buenafuente enero 2009
Estamos viviendo tiempos difíciles, donde nuestra lámpara de cristianos no puede apagarse, sino que tiene que cobrar más fuerza que nunca.