Enviar artículo

Aquí está la Sierva de Dios
El rumor de los ángeles es muy débil, sólo se escucha cuando todo lo demás reposa en silencio.