Enviar artículo

A cada cual su ombligo
Y Dios nos dio un ombligo a cada uno. Pero... a veces se nos vuelve demasiado importante, y Dios se sorprende y nos avisa... de la importancia que tiene.