Enviar artículo

Carta de Buenafuente noviembre, 2008
No dejemos de rezar por los difuntos, quizás sea el pequeño grano de arena que podamos poner nosotros aquí en la tierra.