Enviar artículo

Hambre en el mundo. Ha llegado la hora de la Iglesia
Hay que ser socialmente más duros. Denunciar e interpelar con signos más rotundos como Iglesia de Jesucristo. La palabra de la fe tiene que chocar mucho más con el mundo y al mundo; tiene que ser mucho más incómoda.