Enviar artículo

Carta de Buenafuente, Pentecostés 2008
El Espíritu que ungió al Hijo Amado, es el mismo Espíritu que nos habita.