Enviar artículo

Queda prohibido
No sabemos quién prohíbe todo esto. Pero me lo puedo prohibir yo a mí mismo. Me lo puede prohibir Dios. Nos lo prohibiremos entre nosotros, que queremos crecer libres y ser cada día mejores.