Enviar artículo

Rasgad los corazones
El corazón viejo, duro, de piedra... te invito a cambiarlo. O mejor: pedirle a Dios que te lo cambie. Por ahí va la conversión.